El sistema de identificación por radiofrecuencia (RFID) es una tecnología muy atractiva para los distribuidores que ofrece la posibilidad de gestionar automáticamente la gran cantidad de información que tiene que tratar. El equipo adaptado a este sistema permite sincronizar los flujos físicos con los flujos de información.